El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La circulación sanguínea y los alimentos llamados saludables

Un informe de 2015, a través de un estudio realizado por Natacha De Paola, bioingeniera del Inst. Politécnico Rensselaer en Troya, Estados Unidos, nos dice que como ya sabemos la arteroesclerosis es responsable de la mitad de las muertes de los países desarrollados. Aunque todas no pueden ser achacadas a dietas ricas en colesterol o vida sedentaria, sino a la existencia de un factor de riesgo en el desgaste acumulativo de las arterias, provocado por la circulación sanguínea. El problema parece comenzar cuando los glóbulos blancos se fijan en las paredes arteriales y absorben el colesterol que pasa en el torrente sanguíneo. Aún no se sabe por que actúan de esta manera, aunque algunos investigadores piensan que intentan limpiar la sangre. En todo caso, una vez adheridos, los leucocitos se van introduciendo entre las capas de tejido que forman la pared, dañándola en el proceso. Este comportamiento también desconcierta a los investigadores, pero sus resultados son claros: a medida que el tejido trata de repararse así mismo, se forman una mallas de coágulos que atrapan el colesterol y las grasas, estrechando el calibre de las arterias. Autopsias han mostrado que este daño arterial solo ocurre donde las arterias se ramifican o doblan bruscamente, lo que hace sospechar que cambios en el flujo sanguíneo pueden desencadenar el trastorno. El sombrío pronóstico de De Paola es que nadie, pese a su estilo de vida, escaparía a la enfermedad, de vivir lo suficiente. "La arteroesclerosis está presente y sigue formándose, comienza cuando se es muy joven, en la primera década de vida".

Por lo tanto debemos prestar mucha atención a lo que generan ciertos alimentos en nuestro torrente sanguíneo al modificar permanentemente el PH el balance entre lo ácido y lo alcalino.

Según la Revista Española de Enfermedades Digestivas, la alimentación es clave para evitar el meteorismo, nombre para llamar a las flatulencias incómodas que se quedan en el intestino y provocan dolor, así que creó una lista de las nueve comidas que nadie pensaría provocan gases:

1. Duraznos: Azúcar, fibra y pulpa. El gran enemigo del meteorismo. Y el melocotón los reúne todos.

2. Pan: El pan se somete a un proceso de fermentación y para conseguir que leude se le añade levadura. Este ingrediente produce muchos gases en el estomago.

3. Pasta: Todas las pastas son puros hidratos de carbono, formula que inflama el abdomen y lo llena de flatulencias..

4. Lácteos: Para los intolerantes, cualquier alimento que lleve lactosa es detonante de gases.

5. Manzana: Su piel, su pulpa fibrosa y los azúcares que contienen hacen de la manzana una granada de mano para tu intestino.

6. Pera: La pera, con más azúcares que la manzana, te lleva por el camino de la fermentación.

7. Granos de avena: La avena es muy saludable, pero para hacerla digestiva y que no empiece a librarse una batalla en tu interior, lo mejor es cocinarla.

8. Vino: Los cambios de ph que produce el alcohol, sumado a que la bebida deriva de un proceso de fermentación, hace que los que tienen el intestino más sensible a padecer flatulencias tengan que andarse con cuidado.

9. Chicles sin azúcar (con sorbitol): Los chicles sin azúcar llevan sorbitol, un edulcorante que es capaz de convertirte en una fábrica de gases y hasta de provocarte diarreas.

La Revista Española de Enfermedades Digestivas también explica que existen otras vías por las que el aire entra en el sistema digestivo:

“El aire que se traga es el principal origen del gas en el estómago (aerofagia) por comer deprisa, o en situaciones de estrés. La mayoría de este es eructado, y sólo una pequeña cantidad llega al intestino. La mayor parte del gas intestinal, procede de la fermentación de algunos alimentos que comemos a diario, como alimentos ricos en hidratos de carbono no absorbibles. Y por último, desde la sangre pueden pasar al intestino determinados gases (nitrógeno, oxígeno y dióxido de carbono)”.

(Martín Fernández/Redacción web del Diario la Nación de San Cristobal, Venezuela)