El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Zen

En el siglo VI, el budismo pasó de la India a China a través del 28º patriarca budista llamado Bodhidharma, el cual había llegado al punto de despreciar las convenciones escolásticas. Él decía y pregonaba que no debían haber «ninguna dependencia con respecto a las palabras y las letras. Comprender directamente el espíritu humano. Contemplar su Naturaleza y realizar el estado de Buda».

Antes de morir Bodhidharma regresó a su tierra y convocó a sus discípulos más íntimos para ponerlos a prueba una vez más para así dejar la transmisión. Todos decían grandes discursos sobre la verdad, sólo Huei-K'o, inclinándose con respeto hacia su maestro permaneció en silencio y nada dijo. Este es el verdadero espíritu del despertar fundado en el silencio y la postura correcta de meditación, es el que sería llevado en el siglo XII por el maestro Dogen al Japón, donde se convertiría en Zen (Ch'an en chino o Dhyana), es decir en Meditación.

Las dos ramas de la doctrina zen

Escuela Soto

Pone el énfasis en el Za Zen, la meditación sentada sobre un cojín redondo, el zafu. Las piernas en la postura del loto, bien apoyadas en el suelo, arqueando la columna al nivel de la quinta vértebra lumbar. Espalda recta, nuca derecha, mentón hundido, naríz en la vertical del ombligo. La mano izquierda en la mano derecha, las palmas hacia arriba, contra el abdomen, los pulgares, horizontales, en contacto por sus extremos. Los hombros caen naturalmente. La punta de la lengua en contacto con el paladar superior. Los ojos entrecerrados, posan suavemente (no fijos) a un metro de distancia. La respiración en calma, sin ruido, con la exhalación lo más extensa posible, es impulsada desde el Hara en el centro de gravedad, centro de la vitalidad, a tres dedos debajo del ombligo.

Esccuela Rinzai

Pone el acento en la comprensión a través de la vida cotidiana y de los koan, estos no son sólo una de las más bellas formas de poesía, sino un modo de encarar la realidad y la irrealidad, un modo de llevarnos al incesante presente Eterno, suprimiendo el dualismo como por ejemplo, pasado y futuro.

* Las dos manos al aplaudir producen un sonido. ¿Cuál es el sonido de una mano?

* Dos monjes hablando de una bandera. Uno dijo, la bandera se mueve. El otro dijo, el viento se mueve. El sexto patriarca al escucharlos dijo, vuestras cabezas se mueven.

Ir arriba