make your own site

Hablemos de Tai Chi Chuan

Mientras espero al profe y me entretengo con la clase de Tai Chi Chuan, observo sorprendida la cantidad de practicantes. En días en que el otoño de Buenos Aires nos regaló un rápido descenso en los termómetros, el frío en lugar de acobardarlos y dejarlos en sus casas, hoy los sitúa en este salón de prácticas y ante mi asombro veo alrededor de 50 fervientes y entusiastas alumnos ensimismados con esta práctica ancestral del país lejano de China.

por: Azucena Miranda

Su nombre es Marcelo, argentino de descendencia española, se observa su pasión y el amor de su práctica que en definitiva es lo que contagia, no tuve que esforzarme mucho para darme cuenta sino que en unos minutos me lo demostró con su actitud y conducta postural.

Vine hasta aquí a saber un poco más de esta sorprendente relación entre argentinos con el Tai Chi Chuan y el Taoísmo, que ha llevado ya desde hace varios años a ser muy recomendado por médicos y especialistas de la salud.

Mis inicios se remontan al año 86 con mis primeras prácticas de Hatha Yoga, a la par de Tai Chi Chuan, en la Gran Fraternidad Universal, En ese momento tenía 17 años y era muy difícil sostener la dedicación y la constancia, por la edad y el contexto social de la época. A pesar de lo que te cuento en el año 89 ya estaba dando clases de Yoga, una experiencia muy bonita y sensible.

Para el Tai Chi hubo que esperar hasta el 94, hoy me doy cuenta que son 30 años de práctica, justamente la dedicación y la constancia con las que luché en los comienzos es lo primero que les pido a los practicantes, debido a las primeras dificultades que se suscitan en este tipo de caminos de autoconocimiento.

Toda enseñanza tradicional basada en los principios cosmogónicos de la observación y sintonización con las leyes que rigen nuestro destino encuentra su sentido justamente en eso, en la búsqueda y reconocimiento de nuestra existencia. Para eso utilizamos el Tai Chi, simplemente como excusa perfecta para buscar en el corazón más profundo la respuesta a la razón de nuestro transitar por este planeta.

El Tai Chi nos da esa posibilidad de conectar con esas cuestiones que iguala a todos los seres humanos, desarrollo de la razón, la inteligencia y la conciencia.

La práctica constante y una férrea voluntad son los pilares a desarrollar en los primeros pasos, que suelen ser titubeantes y cautelosos, sin embargo no pasa mucho tiempo para que el cuerpo comience a manifestar pequeños progresos físicos y capacidad de concentración, logrando que el desgano y la anomia den paso a la alegría y la aceptación de un espacio interno buscado para sentirse pleno y a gusto.

Es una experiencia diferente a muchas prácticas gimnásticas, se trabaja todo el tiempo en busca de lograr un cuerpo saludable, una mejor y más profunda respiración, fortaleza muscular y apaciguamiento mental.

El Tai Chi Chuan fue adoptado por los taoístas, los conceptos taoístas del yin-yang tienen absoluta correlación con la práctica de este arte como también con su filosofía. El taoísmo puede ser religioso, filosófico y práctico, nosotros tratamos de amalgamar estas tres corrientes del pensamiento poniendo en acción el principio Wu-Wei “sin hacer haciendo”.

Mobirise
Dirección

Mercedes 1405. Floresta 
Ciudad de Buenos Aires
Argentina

Contactos

Email: taoyesencia@gmail.com
Phone: 11 5179-7598